Cómo deshacerte del enrojecimiento y de la inflamación en los granos

i PortalSalud

Tu piel es un órgano complejo que entre sus numerosas estructuras posee una gran cantidad de poros diminutos en los que se ubican las denominadas glándulas sebáceas.

Estas glándulas producen una grasa o sebo que actúa como suavizante de la piel y protección contra agentes bacterianos a través de su acidez, así como para alisar y lubricar el vello o pelo, si se ubica en un folículo piloso.

Te puede interesar: ¿Cómo deshacerse de los granos en el cuero cabelludo?

Pero cuando esta producción se hace excesiva por alguna razón o las glándulas se infectan con bacterias, los poros pueden quedar obstruidos.

Esta obstrucción provoca la acumulación de sebo bajo la piel, provocando una inflamación o grano, de color rojo y generalmente doloroso.

¿Cómo puedo aliviar el dolor y enrojecimiento producido por el grano?

La piel tiene una gran capacidad para curarse de heridas, inflamaciones e infecciones, pero en este caso la obstrucción de los poros es algo que no puede resolverse por sí solo.

Por lo tanto, la mejor forma de aliviar las molestias producidas por un grano es tratando las causas subyacentes del mismo. Hacer esto a tiempo te ayudará a prevenir que el grano crezca más, o se rompa dejando una cicatriz en tu piel.

Hay varios trucos para reducir la inflamación y dolor de un grano y aquí te explicaremos los más populares y que según muchas personas funcionan exitosamente.

El método de la pasta de dientes

El primer método, que se ha hecho muy popular aunque tiene defensores y detractores por igual, es aplicar una pequeña cantidad de pasta de dientes sobre la zona donde brotó el grano y dejarla allí toda la noche.

Según quienes lo han aplicado con éxito, para que funcione debe usarse pasta de dientes y no dentríficos a base de gel, que tienen otros componentes y no serán tan eficaces.

A la mañana siguiente, solo debes lavar tu cara con un limpiador suave para quitar la pasta aplicada sobre el grano y remover cualquier aceite sebáceo que se haya acumulado.

Es importante que te seques con suavidad el rostro y evites tocar el grano en lo posible para evitar que cualquier bacteria se introduzca en los poros.

Las compresas frías

Otro método útil para aliviar el dolor e inflamación de los granos es el uso de compresas frías. Para esto se coloca una toalla protectora o paño suave sobre la zona del grano y se aplica encima un cubo de hielo durante unos 10 minutos.

El frío tiene un efecto vasoconstrictor y reduce la cantidad de sangre en la zona del grano, reduciendo la inflamación.

Pasta de aspirina

Un tercer método consiste en la aplicación de aspirina sobre el grano. Para esto, debes machacar una tableta de aspirina hasta convertirla en un polvo fino y mezclarlo con dos o cuatro gotas de agua.

Aplicar esta pasta sobre el grano y déjala unos cinco minutos. Luego enjuaga suavemente con agua tibia. La aspirina tiene componentes antiinflamatorios que ayudan a reducir la hinchazón en la zona del grano, haciéndolos menos visibles.

Se recomienda repetir el procedimiento en la noche para seguir reduciendo el problema del enrojecimiento y la inflamación.

En algunos países se puede conseguir aspirina en polvo, la cual puedes utilizar también.

Cremas específicas contra los granos

También se utilizan cremas a base de peróxido de benzoilo, ácido salicílico y azufre que están preparadas específicamente para el tratamiento de los granos.

Estas cremas tienen también una fuerte acción antibacterial, lo cual es muy importante tanto para eliminar el grano producido por efecto de infecciones bacterianas como para proteger la piel de futuros brotes.

Recomendaciones sobre el manejo de los granos

Por su puesto, evita apretar, pellizcar o reventar los granos, sin importar lo grandes que estos sean. Hacerlo no solo puede agravar el problema estético en tu rostro al provocar una cicatriz, sino también puedes adquirir una infección que termine generando más problemas en tu piel e incluso en tu organismo.

Otro tema relacionado: Granos pequeños en las orejas

Recuerda que la piel es el escudo protector del cuerpo humano y si esta se debilita y sus defensas se rompen, pueden entrar muchos gérmenes o patógenos al organismo y provocar otras situaciones de salud más graves y complicadas de curar.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.

Más reciente

×