Qué indican los gases con olor a azufre

i Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Durante el proceso de digestión de los alimentos en el organismo humano, se liberan gases producidos por las diversas reacciones químicas que provocan las enzimas digestivas, bilis y otras sustancias producidas por el cuerpo con las grasas, proteínas y demás componentes y nutrientes de la comida que se ha ingerido.

Estos gases se mueven a través del intestino delgado y grueso y son expulsados a través del recto, proceso que es perfectamente normal y que forma parte de la naturalidad del funcionamiento del cuerpo humano y de los animales.

Lee además: ¿Cuáles son los síntomas de los gases estomacales?

Sin embargo, en ocasiones se presentan situaciones en las que el olor de estos gases no es el normal que conocemos y presentan un fuerte olor a azufre, lo que puede ser señal de que hay un problema en el funcionamiento del sistema gastrointestinal.

Al respecto, podemos repasar las posibles causas de los gases intestinales con olor a azufre, sus síntomas y cómo tratarlos.

Digestión deficiente

Probablemente, la mayoría de las personas hayan experimentado alguna en su vida eructos y gases intestinales con olor a azufre los cuales se identifican fácilmente por que es el mismo olor de un huevo podrido.

En la gran mayoría de los casos, esto no es ningún problema y solo es un síntoma de una comida mal digerida.

Comer alimentos que producen exceso de gas, como frijoles y repollo, también provoca gases malolientes y es algo muy frecuente en países donde estos alimentos constituyen la dieta básica de la mayoría de la población, como amplias zonas del sur de Estados Unidos, la practica totalidad de Centroamérica y la zona norte de Suramérica, así como en China y varios países asiáticos.

Dieta muy rica en proteínas

Si los síntomas persisten durante un período de tiempo prolongado, verifica si estás comiendo porciones grandes de comidas con proteínas.

Si es así, deberías reducir tu ingesta de proteínas a porciones más pequeñas. También debes revisar tu dieta en general para evitar otros alimentos causantes de gases.

Gases ocasionados por el gluten

Si nada de lo anterior resulta beneficioso, puedes intentar eliminar el gluten de tu dieta. Esto es especialmente necesario si sufres de la denominada enfermedad celiaca, que ocasiona una reacción del intestino delgado ante el gluten de muchos granos y harinas, que ocasiona un daño e inflamación en su mucosa interna.

Como consecuencia, se altera el equilibrio bacterial y químico del proceso digestivo dentro del intestino delgado, provocando además la producción de gases malolientes, la mayoría de las veces con fuerte olor a azufre.

Úlceras y parásitos

Los gases y los eructos con olor a azufre también pueden indicar problemas en los intestinos, como úlceras o parásitos.

Tu médico puede ordenarte algunos exámenes para ver si tienes algunas de estas enfermedades.

Enfermedades sistémicas o hereditarias

Los problemas digestivos a veces pueden indicar que tienes la enfermedad de Crohn que es una forma de enfermedad intestinal inflamatoria (EII).

Hasta la fecha la ciencia médica no ha podido determinar con exactitud la causa de la enfermedad de Crohn se desconoce.

Lo que si está claro, es que en esta enfermedad el sistema inmunitario del propio cuerpo ataca por error y destruye el tejido corporal sano, por lo que se clasifica como una enfermedad autoinmune.

Cuando partes del tubo digestivo permanecen hinchadas o inflamadas, las paredes intestinales resultan engrosadas y se altera el funcionamiento de este órgano.

Las enfermedades hereditarias como la fibrosis quística afectan a los pulmones y al sistema digestivo, causando una mala absorción de nutrientes y un desequilibrio químico que provoca gases malolientes y otras complicaciones.

Los daños provocados en los intestinos por la fibrosis quística hacen que las heces se hagan más voluminosas, así como también aumenta el porcentaje de grasas sin procesar en el contenido fecal.

Una consecuencia directa de esta situación es la aparición de gases malolientes en importantes cantidades.

No dejes de leer: Dieta especial para combatir el gas y eructos constantes

Otras causas comunes de gas y de heces fétidas incluyen infecciones por giardias, parásitos protozoarios que ingresan al organismo al ingerir agua sucia o no potable que ha sido contaminada con heces de personas enfermas.

Las infecciones por rotavirus, que causan gastroenteritis o inflamación de los órganos del sistema digestivo, también se caracterizan por abundante diarrea y expulsión de gases con olor a azufre.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.

Más reciente

×