Dolor entre los testículos y el ano cuando caminas

Verificado

i PortalSalud

El perineo es el área que se extiende desde el ano al orificio vaginal en las mujeres y desde el ano a la parte posterior del escroto en los hombres.

Rico en terminaciones nerviosas, esta pequeña franja de tejido entre el ano y los testículos es un área en la que los hombres pueden sentir molestias por una variedad de razones.

Estas razones pueden ser enfermedades de los órganos reproductivos o lesiones en los nervios de la zona inferior de la pelvis, así como problemas renales y de otros órganos ubicados en esta área del cuerpo.

Esto puede provocar la aparición de dolor en el perineo al caminar, una de las quejas de muchos hombres ante sus médicos.

Lee también: ¿Cómo curar la prostatitis crónica?

Este dolor les afecta el desplazarse a pie y en ocasiones les impide incluso utilizar medios de transporte donde los asientos no son suficiente acolchados.

Vamos a repasar algunas de las condiciones que pueden provocar dolor en el perineo al caminar.

Enfermedad de la próstata

La inflamación de la próstata, o prostatitis, es una de las causas de dolor más frecuente en los hombres a partir de los 50 años, así como en jóvenes que han adquirido algún tipo de enfermedad de transmisión sexual (ETS), infección bacteriana o una enfermedad más grave.

El dolor resultante de la prostatitis se puede sentir en la parte baja de la espalda, los genitales o el perineo, llegando incluso a impedir a la persona caminar.

La prostatitis tiene una variedad de causas, pero suele ser el resultado de una infección bacteriana.

La presencia de dolor o ardor al orinar o eyacular, orina turbia o con sangre y secreción uretral son algunas de las características distintivas de la prostatitis, especialmente cuando se encuentran en conjunción con los síntomas generalizados de infección, como fiebre y escalofríos.

El cáncer de próstata, uno de los carcinomas más comunes en hombres mayores de 50 años, está marcado por muchos de los mismos síntomas.

Traumatismo y daño del nervio pudendal

La rama perineal de los nervios pudendales se encarga de los procesos sensoriales del área entre el ano y los testículos. Esta rama nerviosa puede ser objeto de golpes que le provocan daños temporales o permanentes, o quedar presionada por los tejidos circundantes, provocando fuertes dolores que se extienden por el perineo hasta las piernas.

El daño o lesión en los nervios pudendales provoca que al caminar la persona sienta síntomas como ardor, entumecimiento parcial o total del perineo o piernas, sensibilidad extrema, dolor punzante o cortante, sensación de tener un bulto o cuerpo extraño y sensaciones anormales de temperatura en la zona.

El estar sentado mucho tiempo sobre superficies duras puede provocar lesiones en este ramal nervioso, por lo que debe ser evaluado por un médico.

Infección del tracto urinario

Aunque más común en las mujeres, las infecciones del tracto urinario pueden causar dolor en el perineo, tanto en actividad como en reposo.

Al igual que con los problemas de próstata, suele aparecer sangre en la orina y secreción inusual junto con poliuria o micción frecuente.

Las infecciones urinarias en los hombres son más comunes en los ancianos, especialmente en los que han tenido recientemente un catéter intravascular.

Como muchas infecciones urinarias se originan en el riñón, es común hallar pus o células blancas en la orina.

Cálculos renales

Las piedras en el riñón o cálculos renales, son acumulaciones de cristales de urato o fosfato en el riñón.

Cuando estos cálculos comienzan el recorrido a través de los catéteres urinarios para salir hacia la vejiga y de allí por la uretra al exterior, suele haber un dolor sumamente intenso, que prácticamente paraliza a quien sufre esta condición.

Hay una amplia variedad de factores que predisponen a la formación de cálculos renales.

Artículo relacionado: Los efectos de los cálculos renales

Entre estos tenemos la pancreatitis, trastornos en la sangre, altos niveles de calcio o urato en la orina, deshidratación crónica, niveles excesivos de varios componentes de la dieta y metabolitos como oxalatos y cisteína y ciertos medicamentos.

El dolor puede ocurrir en casi cualquier lugar del abdomen, no sólo en el perineo sino en la espalda baja.

A veces las piedras salen por si solas del sistema urinario, provocando dolor y molestias.

Otras veces en cambio, debido a su gran tamaño es necesario eliminarlas con cirugía láser o con ultrasonido, convirtiéndolas en pequeños fragmentos que luego serán expulsados sin problema junto con la orina.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.

Más reciente

×